Recientemente hemos recibido varias consultas debidas a un incremento de decomisos de canales de cordero con un aumento de tamaño del bazo (esplenomegalia) y aspecto amarillento de la canal (ictericia).

En los últimos cinco años se ha doblado el número de canales de cordero decomisadas por ictericia en mataderos de Catalunya. La tasa de decomisos sigue una tendencia al alza y marcadamente estacional, especialmente el mes de Julio. El año pasado el pico se repitió también en septiembre. Esta estacionalidad está probablemente relacionada con la evolución de las poblaciones de vectores de parásitos hemáticos (garrapatas). Fuente: Registro de sacrificios y declaraciones (RSID). Sub-dirección general de Seguridad Alimentaria y Protección de la Salud. Departamento de Salud. Generalitat de Catalunya.

El estudio histopatológico del hígado permitió descartar lesiones hepáticas que explicaran esta ictericia y tampoco se observaron lesiones obstructivas en las vías biliares, por lo tanto las investigaciones diagnósticas se dirigieron a posibles causas de ictericia pre-hepática, asociadas a procesos hemolíticos (rotura de glóbulos rojos).

Para el diagnóstico de parásitos hemáticos la muestra ideal es la sangre con EDTA para poder hacer una extensión y observar su presencia. Para ello sería necesario detectar la ictericia durante el examen antemortem. Además se recomienda remitir también muestra en fresco de bazo, riñón, linfonodos e hígado para descartar otras causas.

Mediante PCR en tejido esplénico se pudo detectar la presencia del genoma de Anaplasma spp en muestras de 5 corderos de orígenes diferentes (Barcelona, ​​Tarragona y Granada), otra PCR específica premitió identificar la especie: Anaplasma ovis. Se descartaron también otras especies que pueden afectar a pequeños rumiantes como Anaplasma pagocitophilum. Se trata de bacterias Riquetsiales (de la misma familia que Ehrlichia spp) que se transmiten por picadura de garrapata.

La Anaplasmosis no suele dar signos clínicos en ovino y caprino por sí sola, provoca una anemia por la eliminación extravascular, en el bazo, los eritrocitos infectados.

También se descartó que se tratara de piroplasmas (Theileria spp y Babesia spp.) Protozoos Apicomplexa (Reino Chromista) que también son parásitos de eritrocitos y se transmiten por la picadura de garrapatas.

También se hizo una PCR de género Mycoplasma para descartar que se trate de casos de Mycoplasma ovis (antes conocida como Eperithrozoon ovis).

Otra bacteria que puede causar ictericia en corderos es Leptospira spp. Que también puede inducir hemólisis. Se descartó también mediante PCR en tejido renal la infección por Leptospira en estos casos.

Las PCR de hemoparásitos se hicieron en colaboración con el laboratorio de NEIKER, el instituto Vasco de investigación y desarrollo agrario.

Coloración amarillenta (icterícia) en canales de cordero.

La icterícia es un motivo de decomiso total de la canal.

Marcado aumento de tamaño del bazo (esplenomegalia) de la izquierda en comparación con un bazo normal (derecha).

Ripicephalus bursa es una garrapata que transmite Anaplasma ovis y otros parásitos hemáticos. Imagen: University of Bristol Tick ID.