En un ternero macho de 14 meses, de raza frisona observa un lesión endurecida en las válvulas atrio-ventriculares, de coloración amarillenta-grisácea y de aspecto granulomatoso. En el resto de la canal y vísceras no se aprecian alteraciones significativas.

El inspector que remite la consulta sospecha de endocarditis verrucosa.

El estudio histopatológico evidencia lesiones de tipo inflamatorio muy crónicas (con fibrosis evidente) y que indican una causa bacteriana (presencia de leucocitos polimorfonucleares neutrófilos y colonias bacterianas). Por lo tanto se establece un diagnóstico de endocarditis valvular . El término «endocarditis verrucosa» hace referencia al carácter exofítico que suelen presentar las endocarditis bacterianas. Esta lesión se asocia a la formación de trombos que pueden embolizar y provocar lesiones metastásicas abscedificants en otros puntos de la canal.

En caso de observar este tipo de lesión es importante valorar bien el resto de la canal ya que indica que el animal ha sufrido un proceso de sepitcémia .

El cultivo microbiológico permitió aislar un cultivo puro de Streptococcus über que es un patógeno ambiental conocido por causar mamitis.

Otras causas de endocarditis pueden ser hongos o parásitos. Dentro del diagnóstico diferencial en una lesión en esta localización se pueden incluir también neoplasias como un angioleiomioma (tumor de células de músculo liso de la pared vascular).

Lesiones en las válvulas atrio-ventriculares.

Lesiones en las válvulas atrio-ventriculares.

Detalle de la sección de la lesión valvular.

Detalle de la sección de la lesión valvular.