Nos remiten imágenes de rúmenes de cordero que, una vez lavados y escaldados, quedan sucios, con adhesiones de la mucosa, de coloración oscura, parciales o totales en la cara interna.

Esta coloración marrón se debe a una hiperqueratosis que aparece debido a dietas pobres en fibra, es decir, ricas en carbohidratos. Si estos están en una proporción demasiado elevada se genera una acidosis ruminal, la pared del rumen se inflama y la mucosa permanece adherida.

A la izquierda un estómago de cordero normal después del lavado, a la derecha dos estómagos con diferentes grados de adherencia de la mucosa.