En una canal de caballo de 12 meses de raza Caballo Pirenaico Catalán se observa la presencia de abundantes estructuras nodulares diseminadas por el peritoneo y la grasa abdominal. En el interior se observan larvas de nematodos.

Estos nematodos son compatibles con los del grupo de estróngilos grandes (familia Strongylidae). El estudio parasitológico permite identificarlos como larvas de Strongylus edentatus (concretamente la fase larvaria L5 también llamados adultos inmaduros).

Se trata de parásitos intestinales que presentan, durante su ciclo, fases de migración larvaria fuera del intestino durante las que causan lesiones en el hígado y en otras estructuras abdominales como el omento, ligamentos hepáticos y diafragma, a menudo asociadas a hemorragias, y generando, como en el caso que nos ocupa, granulomas eosinofílicos. Una vez maduran las larvas vuelven al intestino donde los adultos pondrán los huevos, provocando nódulos o placas edematosas y / o hemorrágicas en la pared del ciego y del colon.

No se trata de una zoonosis.

Al abrir los quistes de la grasa abdominal se observan las larvas de hasta 4 cm de longitud.

Larvas machos y hembras de Strongylus edentatus.

Observación de una larva hembra de Strongylus edentatus con la lupa.

Detalle de la cápsula bucal de una larva de Strongylus edentatus.

Comparativa entre las cápsulas bucales de Strongylus edentatus y Strongylus vulgaris. El segundo es el parásito nemátodo más común en caballos y se caracteriza por provocar arteritis a la circulación mesentérica que puede causar infartos arteriales y cólicos al intestino grueso.