Con la reciente detección de casos de Peste Porcina Africana (PPA) en jabalíes en Bélgica a nadie se le escapa que hay cierto riesgo de introducción de esta enfermedad en nuestro territorio, como también lo hay para otras enfermedades como la peste porcina clásica (PPC). Por lo tanto es esencial que todos los actores implicados en el sector porcino estén formados y alerta. Dos aspectos esenciales para el control de estas enfermedades son la bioseguridad y un buen sistema de vigilancia pasiva que asegure el diagnóstico precoz de la misma.

 

A nivel de mataderos tenemos un papel claro en esta vigilancia pasiva.

 

Si bien es cierto que por las características de la enfermedad lo más probable es que se detecte por brotes de mortalidad en granjas o en poblaciones de jabalí, la presentación inicial de la misma puede ser muy variable en función de: la virulencia de la cepa, la carga inicial de virus, el estado inmunitario de los huéspedes, etc. Por lo tanto no se puede descartar que lleguen al matadero animales infectados.

 

En entradas anteriores del blog ya hemos repasado las lesiones, de tipo hemorrágico principalmente, que provocan el virus de la PPA y la PPC en canales de cerdo doméstico.

 

¿Qué hacer en caso de sospecha?
  • Notificar la sospecha al DARP por teléfono y siguiendo el procedimiento de Enfermedades de Declaración Obligatoria (MDO).
  • Enviar consulta laboratorial URGENTE al SESC indicando la sospecha. En el CReSA haremos PCR y RT-PCR para detectar la presencia de virus de PPA y PPC, respectivamente y se remitirán muestras para su confirmación al Laboratorio Nacional de Referencia.

 

¿Qué muestras deben remitirse?
  • Si la sospecha es antemortem (animales que llegan con cuadros de fiebre alta o incluso muertos durante el transporte): la muestra de elección es sangre con anticoagulante (EDTA: tubo rosa o lila), NO utilizar heparina ya que puede interferir con la PCR .
  • Si la sospecha es postmortem (canales con lesiones de diátesis hemorrágica): muestra refrigerada de bazo y/o tonsila y/o nódulo linfático submandibular. También se pueden remitir otros nódulos linfáticos (gastrohepático, renal, retrofaríngeo) o pulmón. Adicionalmente recomendamos enviar muestras de otras vísceras lesionadas para intentar llegar a un diagnóstico definitivo (hígado, riñón, etc.).

 

¿Cualquier lesión hemorrágica debe generar una sospecha de PPA/PPC?
¡Que no cunda el pánico! Las lesiones de diátesis hemorrágica no son específicas de la infección por los virus de PPA/PPC, así pues para declarar una sospecha hay que tener un buen nivel de certeza.

 

Pero, ante una situación epidemiológica como el actual, donde no podemos menospreciar el riesgo de introducción de la enfermedad, hay que analizar también todas aquellas lesiones no concluyentes que entren en el diagnóstico diferencial de PPA / PPC.

 

Tabla orientativa con criterios para diferenciar una sospecha de otros hallazgos no concluyentes que, en cualquier caso, deben ser enviadas siempre al SESC para su análisis laboratorial.
Nivel de Certeza Criterios Acciones
Lesiones no concluyentes
  • Un solo animal (por partida) con signos clínicos: fiebre, abatimiento, lesiones cutáneas eritematosas …
  • Un solo animal (por partida) con lesiones de diátesis hemorrágica.
  • Un solo animal (por partida) que llega muerto de forma repentina durante transporte.
  • Lesiones claramente compatibles con otras enfermedades incluidas en el diferencial de PPA/PPC.
  • Por ejemplo: Mal rojo y SDNP.
  • Remitir consulta URGENTE al SESC (+ muestras refrigeradas).
Sospecha de PPA/PPC
  • Dos o más animales (por partida) con signos clínicos: fiebre, abatimiento, lesiones cutáneas eritematosas …
  • Dos o más animales (en una partida) con lesiones de diátesis hemorrágica.
  • Dos o más animales (en una partida) que llegan muertos de forma repentina durante transporte.
  • Remitir consulta URGENTE al SESC (+ muestras refrigeradas).
  • Declarar sospecha PPA/PPC vía procedimiento MDO.
  • Notificar DARP por teléfono.
A continuación podemos ver imágenes de dos casos recientes de canales con diátesis hemorrágica en los que se ha descartado un diagnóstico de PPA/PPC mediante PCR/RT-PCR.

 

Caso 1: Un solo animal, hembra de raza mixta de 6 meses, que presentaba extensas lesiones hemorrágicas. Se descartó PPA/PPC pero no se observaron otras lesiones que permitieran determinar la causa de la diátesis hemorrágica que presentaba el animal.

 

Lesiones hemorrágicas en la piel de las orejas.

Extensas hemorragias cutáneas.

Ausencia de petequias renales o reabsorción de sangre a los nódulos linfáticos.

Hemorragias en la cara ventral del cuello.

El animal presentaba una pericarditis fibrosa, indicativa de un proceso septicémico ya resuelto.

 

Caso 2: Un solo animal, hembra de raza mixta de 6 meses de edad, con lesiones hemorrágicas generalizadas en la piel, vísceras y nódulos linfáticos hemorrágicos. También se descartó PPA/PPC laboratorio pero no se observaron lesiones en los órganos estudiados que permitieran explicar la diátesis hemorrágica.

Petequias en la piel generalizadas por toda la canal.

Nódulo linfático gastrohepático hemorrágico y aumentado de tamaño.

Petequias en el epicardio y en la pleura visceral del pulmón.

Petequias en la mucosa de la glotis.

El tamaño del Bazo era normal. Se pueden observar hemorragias en la serosa del tracto gastrointestinal y el mesenterio.