En un canal de cerda de 2 años de edad, de raza híbrida, se aprecian múltiples lesiones vesiculares, blanquecinas, de tamaño variable, entre 2 y 4 cm de diámetro, en el parénquima hepático.

Se remiten muestras de los quistes al laboratorio de parasitología donde observan la presencia de protoescólices, por lo que se clasifica la lesión como a quiste hidatídico unilocular fértil. Los protoescélices forman lo que se conoce como arena hidatídica y que se encuentra en el interior de las vesículas. Los protoescólices no son visibles a simple vista, es necesario un examen microscópico para identificarlos. Se trata de un parásito platihelminto, de la clase de los cestodos, de la familia Taenidae y del género Echinococcus. Esta información nos permite identificarlo como Echinococcus granulosus sensu lato.

El huésped definitivo de E.granulosus es el perro, que tiene la tenia en su intestino delgado y excreta huevos embrionados en sus heces. Los huéspedes intermediarios pueden ser muy variados, normalmente las ovejas pero también podemos encontrar en cabras, vacas y cerdos, entre otros, y también en las personas, ya que se trata de una zoonosis. Cuando estos huéspedes intermediarios ingieren los huevos eclosionan las oncosferas, estas penetran a través de las paredes del intestino y viajan al hígado o al pulmón donde desarrollan los quistes hidatídicos. Los perros se contagian ingiriendo las vísceras con estos quistes. Para leer más sobre el ciclo de E.granulosus clicar aquí.

La taxomonia de estos parásitos se basa actualmente en técnicas de biología molecular que diferencian, dentro de E.granulosus senso lato diferentes genotipos, entre el que destacamos los que son zoonóticos (T.Romig et al. 2015 Veterinary Parasitology):

  • E. granulosus senso stricto (genotipos G1-3), transmitido normalmente por las ovejas.
  • E. ortleppi (G5) transmitido por las vacas.
  • E. canadiensis que incluye:
    • E. intermedius (G7) transmitido por los cerdos y (G6) transmitido por los camellos.
    • E. borealis (G10) transmitido por los cérvidos.

 

Hígado de cerda con múltiples quistes hidatídicos.

 

Sección del hígado donde se puede observar el interior de las vesículas.

 

En el interior de las vesículas se identificaron protoescolices de E.granulosus (s.l.).

 

Protoescolex de E.granulosus (s.l.).

 

Detalle de la corona de ganchos del rostelo de E.granulosus (s.l.).