Nos llegan imágenes de un ternero con una malformación en la cara, la sospecha de los inspectores es que se trate de un caso de labio leporino y paladar hendido (palatosquisis).

Los expertos en anatomía y embriología, tras examinar las imágenes, concluyen que no se trata de una palatosquisis si no de una hipoplasia maxilar. No se han acabado de formar las crestas palatinas más rostrales y, debido a esta falta de tejido, no se han separado las cavidades nasal y oral. Los hollares no se han cerrado completamente y hay una deficiencia en la formación del labio superior.

Puede verse un caso similar (no idéntico) publicado en la revista VetRecord Case Reports.

Cabeza de ternera (la lengua fuera y separada lateralmente). Se puede observar que los hollares no están correctamente formados y no hay separación completa de las cavidades nasal y oral.

 

Detalle del maxilar (fotografiado con la cabeza puesta del revés sobre la mesa). Falta de formación de las crestas palatinas más rostrales.

 

Detalle del maxilar (fotografiado con la cabeza puesta del revés sobre la mesa). Defecto de formación de las narinas y labio superior. La cavidad oral y nasal están comunicadas.