Últimamente nos han llegado consultas referentes a alteraciones de la glándula mamaria de canales de porcino hembra reproductor. Se trata de un órgano que, en el caso de cerdas lactantes o recientemente destetadas, se puede destinar a consumo humano.

Mamas de cerdas lactantes almacenadas para su comercialización.

Mamas de cerdas lactantes almacenadas para su comercialización.

Las cerdas tienen normalmente unos 7 pares de mamas (entre 3 y 10) en las regiones torácicas, abdominales e inguinales. Las torácicas drenan los nódulos linfáticos esternales, y abdominales e inguinales al nódulo linfático inguinal superficial. Cada mama está formada por dos unidades independientes de tejido glandular (a pesar de ser independientes los tejidos glandulares pueden estar entrelazados en una misma mama) que drenan en un solo pezón por vía de dos conductos separados. No hay relación entre los tejidos glandulares de las diferentes mamas. Las arterias y venas que irrigan las mamas tienen anastomosis entre ellas.

Hay que tener en cuenta las diferentes alteraciones fisiológicas que se pueden observar en este tipo de canales. Entra dentro de la normalidad encontrar mamas en diferentes estadios de hiperplasia o atrofia (mamas secas) en el caso, por ejemplo, de mamas que no han sido utilizadas por los lechones. Son animales que están produciendo leche y al ser separados de los lechones el exceso de leche debe reabsorberse, pudiendo provocar un aumento de tamaño y un aspecto edematoso de los nódulos linfáticos.

Canal de cerda reproductora con mamas en diferentes estados fisiológicos: atrofia del tejido glandular (mamas secas) (flecha) e hiperplasia (asterisco).

Canal de cerda reproductora con mamas en diferentes estados fisiológicos: atrofia del tejido glandular (mamas secas) (flecha) y glándula mamaria aún con producción láctea (asterisco).

En cuanto a las patologías más frecuentes que afectan al tejido mamario de las cerdas: las mastitis agudas en cerdas suelen ser causadas por E. coli, S. aureus, Klebsiella spp., y Streptococcus spp. en menor medida. Suelen afectar a más de una glándula y se acompañan de reacción sistémica (fiebre) y suelen aparecer poco después del parto asociadas al síndrome de mastitis y disgalaxia postparto (anteriormente conocido como el síndrome de mamitis, metritis y agalaxia, MMA). También se pueden observar mastitis granulomatosas crónicas (antes se llamaba botriomicosis), a menudo causadas por S. aureus, que pueden estar en una o varias mamas. A pesar de que estos microorganismos se han aislado de cerdas con mastitis también se encuentran en cerdas sanas por tanto la etiología de la mastitis es multifactorial (higiene, hidratación, estado inmunitario de la cerda, etc.).

Una mastitis uniglandular (o de más de una mama) no implica que el resto de glándulas tengan lesión ya que las glándulas son independientes entre ellas, especialmente en caso de mastitis bacterianas donde la vía de entrada es a través del pezón. Se entiende que el resto de la canal tampoco debe estar afectada.

En cambio por patógenos que llegan por vía sistémica como Mycoplasma spp., Mycobacterium spp. o infecciones fúngicas sistémicas, por ejemplo, si hay que esperar afectaciones multiglandulares. En estos casos observaríamos lesiones también en el resto de la canal/vísceras y alteraciones en el examen ante-mortem (apatía, fiebre, etc).

Otras lesiones que se suelen observar en mamas de cerda son abscesos cutáneos asociados a lesiones traumáticas tipo heridas o abrasiones que los lechones hayan podido causar durante la lactación. Si los nódulos linfáticos presentan aspecto rojizo es indicador de que, muy probablemente, se ha reabsorbido sangre extravasada desde su zona de drenaje. En estos casos se recomienda una inspección detallada de la zona, incluyendo incisión de los nódulos linfáticos esternales y inguinales superficiales, para descartar presencia de lesiones adicionales. Hay que descartar la presencia de lesiones en otras partes de la canal que también drenen en estos nódulos linfáticos, por ejemplo un absceso en la extremidad posterior que drene el nódulo linfático inguinal superficial.

Ejemplos de mamas con lesiones traumáticas y/o abscedificantes en la piel.

Ejemplos de mamas con lesiones traumáticas y/o abscedificantes en la piel.

 

En una cerda se observó una mama que presentaba consistencia endurecida. Al corte el tejido mamario estaba ligeramente enrojecido con pequeños focos hemorrágicos. Histológicamente se observó fibrosis periacinar y presencia de neutrófilos en el intersticio y, en menor medida, en el interior de los alvéolos: mastitis purulenta crónica leve. A pesar de la lesión indicaba un origen bacteriano, el cultivo microbiológico dio una resultado negativo.

En una cerda se observó una mama que presentaba consistencia endurecida. Al corte el tejido mamario estaba ligeramente enrojecido con pequeños focos hemorrágicos. Histológicamente se observó fibrosis periacinar y presencia de neutrófilos en el intersticio y, en menor medida, en el interior de los alvéolos: mastitis purulenta crónica leve. A pesar de que la lesión indicaba un origen bacteriano, el cultivo microbiológico dio una resultado negativo.

 

En dos canales más se observaron mamas de consistencia endurecida que se muestrearon. Histológicamente ambas presentaban fibrosis periacinar leve pero ninguna lesión de mamitis activa. En cambio, el cultivo microbiológico en una de las mamas dio un resultado positivo ya que se aislaron abundantes colonias beta-hemolíticas identificadas como Streptococcus grupo L (en el que encuentra Streptococcus dysgalactiae, se trata de una bacteria que puede estar como comensal o causar mastitits en bovinos y porcino).

En dos canales más se observaron mamas de consistencia endurecida que se muestrearon. Histológicamente ambas presentaban fibrosis periacinar leve pero ninguna lesión de mastitis activa. En cambio, el cultivo microbiológico en una de las mamas dio un resultado positivo ya que se aislaron abundantes colonias beta-hemolíticas identificadas como Streptococcus grupo L (en el que se encuentra Streptococcus dysgalactiae, que es una bacteria que puede estar como comensal o causar mastitis en bovinos y porcino).