En una vaca frisona de 5 años se observan múltiples nódulos, de color blanquecino-amarillento, aspecto caseoso y de medidas comprendidas entre 2 y 10 mm de diámetro. Se afectan el miocardio, el diafragma y también el músculo masetero. Los inspectores sospechan de un caso de cisticercosis bovina y envían las muestras para hacer confirmación histopatológica.

Aunque, macroscópicamente, se trata, efectivamente, de lesiones compatibles con granulomas parasitarios típicos de Cysticercus bovis la observación microscópica evidencia que se trata de lesiones de miositis embólico metastásica multifocal grave. Es decir lesiones de carácter purulento-necrotizante con presencia de bacterias muy probablemente originadas en un foco primario (no informado) en otra localización, como una endocarditis valvular bacteriana o una lesión abscedificante en algún otro punto del canal.

Lesión nodular amarillenta en el músculo masetero.

Lesión nodular amarillenta en el músculo masetero.

En el miocardio se observaron múltiples lesiones amarillentas-blanquecinas.

En el miocardio se observaron múltiples lesiones amarillentas-blanquecinas.

El diafragma también presentaba múltiples lesiones de aspecto nodular.

El diafragma también presentaba múltiples lesiones de aspecto nodular.

Cortes de tejido muscular, fijados en formol, donde se pueden observar las lesiones.

Cortes de tejido muscular, fijados en formol, donde se pueden observar las lesiones.

Microfotografía de la tinción de Hematoxilina Eosina. Tejido muscular con una lesión con necrosis central rodeada de un infiltrado inflamatorio purulento y una reacción macrofágica linfocítica con evidente activación vascular.

Microfotografía de la tinción de Hematoxilina Eosina. Tejido muscular con una lesión con necrosis central rodeada de un infiltrado inflamatorio purulento y una reacción macrofágica linfocítica con evidente activación vascular.