Llegan imágenes y muestras de un cerdo macho, cruzado, de 6 meses con lesiones nodulares blanquecinas diseminadas por la cavidad abdominal.

La mayoría de los nódulos medían entre 1 y 5 cm pero había de mayor tamaño, hasta 15 cm de diámetro. La consistencia de las masas era variable. Los inspectores sospechaban de un linfoma.

El estudio histopatológico de las masas rebeló que se trataba de una proliferación neoplásica de células redondas/poliédricas muy anaplásicas(desdiferenciadas) difíciles de identificar morfológicamente con un tipo celular concreto. Mediante técnicas inmunohistoquímicas se descartó que estas células presentaran marcadores de tejido linfoide. Por lo tanto, aunque no concluyente, el diagnóstico más probable es que se trate de un mesotelioma: neoplasia de la serosa abdominal.

En casos como este es importante incluir en el diferencial lesiones causadas por micobacterias.

Múltiples lesiones en la superficie del bazo que confluyen en una masa alargada de gran tamaño. La serosa intestinal también se ve afectada.

Múltiples lesiones en la superficie del bazo que confluyen en una masa alargada de gran tamaño. La serosa intestinal también se ve afectada.

Presencia de lesiones en la superficie del hígado.

Presencia de lesiones en la superficie del hígado.

Los riñones, el mesenterio y el peritoneo parietal también estaban afectados.

Los riñones, el mesenterio y el peritoneo parietal también estaban afectados.