Un inspector de una sala de tratamiento de carne de caza nos remitió muestras de linfonodos traqueobronquiales y preescapulars de una canal de jabalí (Sus scrofa) ligeramente aumentados de tamaño y muy endurecidos. Al corte presentaban lesiones de coloración blanquecina y mineralizadas.

El estudio histopatológico evidenció grandes áreas de necrosis, mineralización y presencia de un infiltrado inflamatorio granulomatoso (predominantemente macrófagos) con presencia de células gigantes multinucleadas. Estas lesiones son compatibles con tuberculosis.

La tinción de Ziehl Neelsen no permitió la identificación de bacilos ácido alcohol resistentes, pero el cultivo microbiológico permitió obtener un crecimiento que, mediante PCR, se identificó como Mycobacterium caprae. Esta micobacteria es la principal causante de Tuberculosis en cabras, pudiendo también infectar otras especies como bovinos, ovejas e incluso a personas.

En jabalí la localización donde de forma más frecuente se observan lesiones de tuberculosis son los nódulos linfáticos submandibulares. El aspecto de las lesiones es variable: desde pequeños puntos mineralizados hasta un marcado aumento de tamaño con lesiones granulomatosas blanquecinas mas o menos endurecidas.

Las salas de tratamiento de carne de caza son un punto importante para la vigilancia de la aparición de brotes de tuberculosis en la fauna salvaje.

 

Linfadenitis granulomatosa en los nódulos linfáticos traqueobronquiales de un jabalí.

Linfadenitis granulomatosa en los nódulos linfáticos traqueobronquiales de un jabalí.

Imagen del gel de PCR donde se puede comprobar que la banda correspondiente al cultivo del jabalí estudiado (Wild boar sample) coincide con el patrón de M.caprae.

Imagen del gel de PCR donde se puede comprobar que la banda correspondiente al cultivo del jabalí estudiado (Wild boar sample) coincide con el patrón de M.caprae.