En un ternero macho de 11 meses de raza frisona se observa un aumento de tamaño del corazón, al abrir el pericardio se aprecia un abundante exudado fibrino-hemorrágico junto con formación de cavernas, adherencias al epicardio y estructuras nodulares.

Histológicamente se aprecia un exudado eminentemente fibrinoso en proceso de reorganización, con formación de villosidades o pseudopapilas recubiertas de epitelio simple cúbico (mesotelio reactivo). Se acompaña de un infiltrado de células inflamatorias limfoplasmocitarias, macrófagos y una pequeña cantidad de neutrófilos. Se clasifica la lesión como una pericarditis fibrinosa crónica.

Aunque la tipología de las lesiones indica una etiología bacteriana, el cultivo microbiológico no ha permitido aislar ninguna bacteria asociada con este tipo de patología. Esto se debe muy probablemente a la cronicidad de la lesión.

Una posible explicación para este tipo de lesión sería una pericarditis traumática (causada por la presencia de algún objeto punzante a nivel del retículo).

Pericarditis fibrinosa. Imagen del pericardio seccionado.

Pericarditis fibrinosa. Imagen del pericardio seccionado.

Detalle del exudado inflamatorio.

Detalle del exudado inflamatorio.