En una canal de un ternero macho de once meses de raza cruzada se observaron lesiones rojizas en las superficies serosas de las diferentes vísceras abdominales. Algunos nódulos limfàticos estaban reactivos.

Estas lesiones corresponden a una peritonitis fibrosa o fibro-adhesiva. Se trata de lesiones de carácter claramente crónico. Muy probablemente consecuencia de una peritonitis fibrinosa. Puede tratarse de la secuela de una poliserositis, por una bacteriemia sistémica neonatal (colibacilosis o streptococcus) o de infecciones del cordón umbilical (la lesión en estos casos es mas intensa en la parte ventral).

Estas lesiones también pueden darse como consecuencia de la perforación de vísceras como el abomaso, los intestinos, el retículo (reticuloperitonitis traumática) o el útero. Las peritonitis crónicas se pueden acompañar de exudado y de lesiones purulentas-abscedificants.

Placas de material fibroso adheridas a la serosa peritoneal.

Placas de material fibroso adheridas a la serosa peritoneal.

La serosa del bazo también estaba afectada y presentaba múltiples lesiones puntiformes rojizas.

La serosa del bazo también estaba afectada y presentaba múltiples lesiones puntiformes rojizas.

El mesenterio también presentaba depósitos de material fibroso de coloración rosada-rojiza.

El mesenterio también presentaba depósitos de material fibroso de coloración rosada-rojiza.