En un cerdo de raza híbrida de 6 meses de edad se aprecia una alteración bilateral de los riñones. Estos presentan una pérdida de la estructura normal, con una evidente atrofia de la médula y también, en menor medida, de la corteza. El parénquima renal presenta un aspecto microquísitco. Los uréteres están muy dilatados y engrosados​​.

Histológicamente se observa que el parénquima renal está ocupado en su práctica totalidad por quistes recubiertos por un epitelio simple, algunos de los cuales contienen estructuras glomerulares más o menos atrofiadas. En el intersticio se aprecia fibrosis y un componente inflamatorio mononuclear leve. De forma aislada se observan restos de parénquima renal con un aspecto aparentemente normal (probablemente funcionales).

Las lesiones observadas apuntan a una alteración del desarrollo renal normal ocasionando estructuras microquísticas en casi la totalidad de la corteza renal y una pérdida importante de médula. Aunque no se puede clasificar en tipos conocidos de lesión renal, en el diagnóstico diferencial podemos incluir:

  • Riñón poliquístico congénito. Mutaciones en el gen PKD (polycystic kidney disease) pueden dar lugar a este tipo de lesión que suele ser hereditaria.
  • Riñón poliquístico adquirido, quizá como consecuencia de una inflamación intersticial cronificada o bien debido a otras causas que pueden desencadenar la aparición de quistes (hipokalemia, algunos medicamentos, etc)
  • Displasia renal (defecto en la formación de las nefronas), también congénita. Pero la presencia focal de nefronas correctamente formadas hace que esta opción sea menos probable

.

Riñones pálidos, con irregularidades en la superficie y atrofia de la médula y la corteza. Histológicamente, las zonas marrones prominentes corresponden a la fracción de parénquima renal

Riñones pálidos, con irregularidades en la superficie y atrofia de la médula y la corteza. Histológicamente, las zonas marrones prominentes corresponden a la fracción de parénquima renal «normal» mientras que el resto de parénquima está deprimido y atrófico.

De cerca se puede observar una multitud de pequeños quistes que dan un aspecto esponjoso al parénquima renal y la falta de médula renal.

De cerca se puede observar una multitud de pequeños quistes que dan un aspecto esponjoso al parénquima renal y la falta de médula renal.

Microscópicamente, todos los quistes están recubiertos de epitelio simple y entre ellos se aprecian restos aislados de parénquima renal aparentemente normal.

Microscópicamente, todos los quistes están recubiertos de epitelio simple y entre ellos se aprecian restos aislados de parénquima renal aparentemente normal.

Algunas de las cavidades quísticas contienen un glomérulo renal. El intersticio presenta fibrosis y en algunas zonas infiltrado inflamatorio mononucelar.

Algunas de las cavidades quísticas contienen un glomérulo renal. El intersticio presenta fibrosis y en algunas zonas infiltrado inflamatorio mononucelar.