En tres cerdos de raza híbrida, de aproximadamente 6 meses se observan lesiones eritematosas en la piel de las extremidades posteriores y, en uno de los casos, aumento de tamaño y hemorragias renales. Las lesiones hacen pensar en un diagnóstico del síndrome de dermatitis y nefropatía porcina y la consulta consiste en si hay que considerar el canal apta o no para el consumo por una posible uremia.

Las imágenes recibidas son, efectivamente, compatibles con el síndrome de dermatitis y nefropatía porcina (SDNP), por lo tanto los animales tienen una lesión inflamatoria sistémica (vasculitis necrotizante sistémica) que afectará a toda la canal de forma generalizada.

La normativa establece que las canales y los despojos de un animal con una enfermedad generalizada se declararán no aptas para el consumo humano.

Este síndrome se ha asociado a una reacción de hipersensibilidad de tipo III y se ha relacionado con el circovirus porcino de tipo 2 (PCV2), con el virus del síndrome reproductivo y respiratorio porcino (PRRSV) y con Pasteurella multocida. Actualmente se incluye el SDNP como una enfermedad asociada a la infección por PCV2.

En los casos donde observamos lesión renal no se puede descartar que haya habido uremia. Para confirmarlo se pueden mirar los niveles de creatinina y urea en sangre o en el líquido de la cámara anterior del ojo (con una tira de orina).

Lesiones eritematosas en las extremidades posteriores características del síndrome de dermatitis y nefropatía porcina.

Lesiones eritematosas en las extremidades posteriores características del síndrome de dermatitis y nefropatía porcina.