Continuamos a con esta segunda entrada dedicada a las lesiones que se observaron en vísceras decomisades de canales de vacuno.

Recuerde que en entradas anteriores discutimos algunas de las lesiones más comunes que se pueden encontrar en vísceras de porcino y de pequeños rumiantes.

 

Caso 1

Pulmón de vacuno con una consolidación del parénquima pulmonar de distribución anteroventral, esta lesión corresponde a una bronconeumonía supurativa.

Cuesta más de ver que en los pulmones de pequeño rumiante por qué la pleura en bovinos es mas gruesa, pero la consistencia del parénquima pulmonar anteroventral está aumentada y al hacerle un corte podemos observar la presencia de exudado supurativo (mientras que el aspecto del parénquima -corte superior con el cuchillo- es normal).

Presencia de edema alveolar y células inflamatorias (macrófagos y leucocitos polimorfonucleares neutrófilos).

 

Caso 2

Un ejemplo más crónico de bronconeumonía supurativa. El aspecto rugoso del parénquima pulmonar se debe a la dilatación de los bronquios por la presencia de exudado supurativo (bronquiectasias). Esta imagen no es de matadero si no de la Sala de Necropsias, SDPV – Facultad de Veterinaria de la UAB.

 

Caso 3

Corazón de vacuno aumentado de tamaño y con el pericardio adherido al epicardio.

Al realizar cortes podemos observar que se trata de una pericarditis fibrosa. Engrosamiento y presencia de adherencias fibrosas entre epicardio y pericardio. Se trata de una cronificación de un exudado fibrinoso. La causa es desconocida, una posibildad es una reticulopericarditis traumática.

Epicardio marcadamente engrosado, con infiltración de tejido conjuntivo fibroso y tejido adiposo y proyecciones villosas (arriba).

 

Caso 4

Pulmón de vacuno con áreas oscurecidas y áreas de coloración más blanquecina de distribución dorsoposterior.

Al hacer un corte se puede observar que el cambio de coloración afecta sólo la capa superficial del parénquima pulmonar, el resto presenta un aspecto normal. Se trata de una atelectasia (colapso de alvéolos). La falta de aire en el interior de los alvéolos le da una coloración más oscura. Asimismo las áreas más blanquecinas corresponden a alvéolos llenos de aire. No se trata de ninguna lesión.

 

Caso 5

Corte de pulmón de vacuno con presencia de aire (burbujas) en los septos interlobulillares. Se trata de un enfisema intersticial causado muy probablemente por dilataciones espasmódicas de la cavidad toracica durante el momento del sacrificio que hacen aumentar la presión del aire en los alvéolos, no es una lesión en vida del animal si no una alteración mecánica que provoca que el aire salga de los alvéolos hacia el espacio intersticial. Imagen: SDPV, Facultad de Veterinaria de la UAB.

 

Caso 6

Pulmón de vacuno con una zona de consolidación del parénquima pulmonar anteroventral (en la esquina inferior izquierda de la imagen).

Al cortarla la lesión desprende un fuerte olor pútrido y el aspecto es cavernoso y de coloración verde-grisácea. Se trata de una neumonía gangrenosa. El aspecto y el olor los provocan la proliferación de bacterias. Una posible causa es la deglución desviada de material alimenticio, conocida como neumonía por aspiración.

En la histología se podía observar fibrosis, infiltrado inflamatorio rico en macrófagos y leucocitos polimorfonucleares neutrófilos, necrosis del parénquima pulmonar y secreción con abundantes bacterias y detritus celulares.

 

Caso 7

Hígado de vacuno con múltiples abscesos.

Los abscesos están formado por acúmulos de leucocitos polimorfonucleares neutrófilos en diferentes fases de degeneración, rodeando, en ocasiones, a las colonias de bacterias (flecha).

 

Caso 8

Pulmón de vacuno con bronconeumonía supurativa (nótense las áreas oscurecidas de consolidación anteroventrales). Se pueden observar en el margen entre el área lesionada y el parénquima pulmonar normal unas áreas de parénquima más blanquecinas. Antiguamente este hallazgo se describía como enfisema vicariante, esta nomenclatura hace referencia al vicario (sustituto del obispo) ya que se creía que eran áreas de pulmón que compensaban la falta de funcionalidad del área lesionada. Esto NO es correcto, simplemente se trata de áreas con una falta de colapso alveolar, probablemente debido a que la presencia de exudado inflamatorio ha evitado que salga el aire del interior de los alvéolos. Imagen: SDPV, Facultad de Veterinaria de la UAB.